Región Centro

Provincias: la caída de la obra pública entre 2001 y 2014

Tomando el consolidado de un grupo de 19 jurisdicciones se advierte que desde 2003 los niveles de Gastos de Capital y obra pública crecieron con altibajos hasta alcanzar un máximo en 2011, según la consultora Noanomics.

Sección
Políticas Públicas
Fecha de publicación
5 de mayo de 2014

A partir de allí el 2012 acusa una fortísima caída real del 24% para ambas variables producto de la necesidad de los gobiernos provinciales de ajustar sus cuentas. Ya en 2013, año electoral de por medio y con mayores recursos propios por más presión fiscal, los gastos de capital estimados ascienden a los $ 50.400 millones, que implica una mejora real del 15% pero no suficiente para alcanzar los niveles de 2011.

La mayoría de las provincias argentinas exhibe hoy un nivel de inversión pública menor al de hace dos años. Solamente en siete la obra pública se ha recuperado plenamente y se superan los registros de 2011. Éstos son los casos de CABA y Tierra del Fuego con un crecimiento del 31% entre 2013 y 2011, siguiendo Misiones (16%), Formosa (14%), Neuquén (13%), Río Negro (5%) y Chaco (4%). Para el resto de las 12 provincias la obra pública real todavía es menor a la de 2011 siendo la diferencia muy grande para Mendoza con 61% menos, Buenos Aires -55%, Tucumán -47% y Córdoba -46%. En un rango intermedio Entre Ríos, Salta y Santiago del Estero retroceden entre un 18% a 9% con relación a 2011 mientras que para San Juan, Jujuy, La Rioja y Catamarca las caídas del último bienio son más moderadas (del -7% al -3%).

En cuanto a la importancia de los Gastos de Capital sobre el total de gastos, la jurisdicción que encabeza la lista es Santiago del Estero con 33% siguiendo Formosa con 30%. El tercer y cuarto lugar lo ocupan Misiones y San Juan con un 27% cada uno, apareciendo luego La Rioja con 22%. CABA, Chaco, Salta, Catamarca, Entre Ríos y Jujuy se ubican en el rango del 19% al 12%. En el extremo inferior de la lista Buenos Aires dedica una porción ínfima de su presupuesto a la inversión pública con sólo el 3% para los Gastos de Capital y un exiguo 1% para la obra pública directa. En términos corrientes ello implica solamente $ 109 de obra pública por habitante versus los $ 4.555 de Formosa. Otras provincias grandes como Mendoza, Santa Fé y Córdoba también figuran entre los porcentajes más bajos con 6% a 7% de importancia relativa de gastos de capital con respecto al total, siendo del 3% al 4% para el caso de la obra pública directa.

De esto se deduce que, con la excepción de CABA, las provincias grandes son las que más han ajustado sus gastos de capital en su intento de mejorar las cuentas llevándolos a su mínima expresión. En un año no electoral, de presiones salariales crecientes, en el que las provincias podrán recurrir menos a incrementar carga fiscal para financiar gastos, y en el que las transferencias nacionales se desacelerarán en lo que resta del año por un menor crecimiento económico será difícil que en 2014 la inversión pública recupere el terreno perdido. Dado el efecto multiplicador de la obra pública, los gobiernos provinciales no podrán contar con una de las pocas políticas contra cíclicas a su alcance para morigerar las consecuencias del enfriamiento de sus economías y su efecto sobre el empleo.

Envíe esta noticia a un amigo

Puede enviar la noticia a varias personas separando las direcciones con comas.

Desarrollado por 27Sur